Korcula

Isla Korcula, lugar de nacimiento de Marco Polo

Se esta francamente bien entre Italia y Grecia rodeado de croatas con corazon latino. Korcula representa un matrimonio perfecto entre el genio mediterráneo y el carácter eslavo. Lo notareis inmediatamente Por fin hemos llegado al Gran Sur dalmata, donde la belleza, los sentidos y los colores se desbordan. Korčula es una de las grandes islas del litoral meridional de Croacia. Es decir, que esta muy solicitada por los turistas. Sin embargo, aun se halla a salvo de los estragos de las inmobiliarias y conserva su belleza natural, su encanto salvaje y un tesoro surgido intacto de las peripecias de la historia: la ciudad antigua de Korcula. Separada de la peninsula de Peljesac por un estrecho canal (12 km) la isla de Korcula tiene 47 km de longitud y de 6 a 8 km de anchura, con un relieve bastante accidentado (punto culminante a 569 m). Una cadena de pequeñas montanas con una cubierta de vegetación de tipo mediterráneo forma su espina dorsal, de este a oeste. Goza de un clima muy suave, casi subtropical Bajo el sol y el cielo azul, todo crece: palmeras, eucaliptos, naranjos, limoneros, olivos, pinos, cipreses, romero, lavanda, mejorana e incluso cactos. También la viña tiene su espacio. Korčula produce excelentes vinos blancos secos, el grk y el posip (pronunciado “poship”). La mayoría de las playas son de guijarros, con pequeños roquedales para broncearse. En Korcula Hay centenares de lugares para bañarse, escondidos en bahías de aguas transparentes y calas accesibles por senderos o en barco.

Excursiones
Ir a la barra de herramientas